Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

noticias


Suscribíte al newsletter para recibir periódicamente la última información acerca de eventos, noticias, recetas y más...
Vuelve a tomar vida el Sunderland
El legendario restaurante vuelve abrir sus puertas de la mano de un reconocido grupo de empresarios. Quiénes son y cómo es el proyecto.
Hace 30 años atrás, un 30 de abril el legendario Sunderland (Av. Belgrano 2008) bajaba sus persianas. Muchos rumores se hicieron sentir con respecto a su cierre, el más fuerte era que la crisis económica que se vivía en esos momentos en el país había golpeado al restaurante.

La historia cuenta que alguna vez en sus mesas se sentó Carlos Gardel, como tantos artistas y políticos pero sobre todos cientos de familias y amigos han compartido un manjar con una copa haciendo de esa pequeñez una gran noche llena de anécdotas.

El restaurante lleva la fama de una clientela fiel, un clima agradable, buena comida y la ocasión para encontrarse con los placeres de la vida. Claudio Tedeschi es su titular desde 1988, al año siguiente hubo un fatal incendio, que según informaron diferentes diarios de la época se aproximaba a los 400 mil australes.

Tedeschi pensó que el resto iba a seguir con sus puertas cerradas, hasta que hace dos años atrás se encontró con Damián Delorenzi, cocinero, y le expresó: «Este lugar no puede seguir cerrado». Una charla distendida se transformó en un hecho: en el mes de julio (mes del amigo) el reconocido restaurante abrirá sus puertas de la mano de ellos dos y David Feiguin, Pablo Franza y Lorena Farina.

Damián Delorenzi adelantó en cuanto a la estructura: «La idea es conservar el lugar con su fuerte espíritu, obviamente le haremos algunas modificaciones aunque no necesita grandes cambios». El sitio seguirá teniendo lugar para 140 comensales, el diseño y la decoración es un «as» bajo la manga de los empresarios que están trabajando minuciosamente y que aún no dieron muchos detalles. El cocinero detalló que el único objetivo que tienen es «dar de comer bien», además de ofrecer un producto de calidad que va desde «aceite de oliva hasta la buena carne». Delorenzi especificó: «Habrá varias entradas, varios clásicos pero el alma del lugar serán las carnes a las brasas» agregó: «Vamos a explotar cada producto en su mejor cocción». El chef concluyó: «La idea es que sea un restaurante para la ciudad y no en la ciudad. Vamos a trabajar cada día para que todos se sientan parte del proyecto y confortables».