Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

noticias


Suscribíte al newsletter para recibir periódicamente la última información acerca de eventos, noticias, recetas y más...
Degustamos la carta de otoño del restaurante del Ros Tower Rosario
Degustamos la carta de otoño del restaurante del Ros Tower Rosario, con las creaciones culinarias de su chef ejecutivo Damián Delorenzi.


No hay nada más placentero que una excelente cena con buenos platos, vinos y una más que agradable compañía. Todo se conjugó el miércoles a la noche cuando un grupo de amantes de los grandes placeres de la vida nos reunimos a degustar la carta de otoño del restaurante del Ros Tower Rosario. En un ambiente calmo estudiamos cada punto de la extensa carta, que abría el apetito ya en el juego de palabras que describen cada plato.

¿Cómo comenzar? En verdad queríamos pedir platos distintos en la mesa, pero como entrante todos sucumbimos a la tentación de la Sopa de cebollas quemadas con aros crocantes y un toque de canela que, aunque el frío aún no asoma, se nos antojó como un buen inicio. Y no erramos. Desde el aroma seductor de una crema de cebollas hasta un plus de textura añadido por los aros crocantes que coronaban los platos resultaron ser un mix interesante en nuestros paladares. Un plato altamente recomendable.

Al ordenar los platos principales nos decantamos por opciones bien diferentes. Mi elección fue el Pacú de la Costa con puré rústico de ajos y puerros quemados, soberbio y de gran delicadeza, aún si se piensa que son ingredientes altamente intensos, con un buen equilibrio logrado. Los otros platos pedidos en la mesa fueron el Risotto de Hongos frescos, azafrán y aroma a la Trufa, el Ojo de Bife Marinado con ensalada de peras verdes y salsa criolla y el Cordero confitado en su jugo con papa rota y puré de garbanzos, todos de gran éxito al juzgar por los buenos comentarios.
Sobre el final de la primera parte de la cena brindamos con el pre- postre, un trago realizado con cerveza rubia, blue curaçao y nitrógeno líquido, que le dio aspecto de un místico brebaje. Para acceder a él una capa superior escarchada debía ser rota con una cuchara larga, para luego unir todo en una bebida de tono verdoso cuyo sabor me retrotrajo a un tramo de mi infancia, y particularmente a una golosina.

A la hora de los postres también una amplia paleta de sabores se jugó en la mesa. Yo me decanté por algo fresco y liviano, un Parfait de lima, albahaca y fresas, buen final para la opípara comida que ya habíamos disfrutado. Los otros postres ordenados fueron el Bananas Crocantes, flan de dulce de leche y Helado de Vainilla, definido en la mesa como una interesante combinación de temperaturas, un Flan de batatas servido con queso Manchego, y el Texturas de Chocolate blanco, coulis de maracuyá y garrapistachios.

La carta de otoño del  restaurante del Ros Tower Rosario abre el apetito desde el arte de Damián Delorenzi, un joven chef que invita a disfrutar cada plato con todos los sentidos. La seducción está en todos los platos y en cada breve espera nace una expectativa. Nunca se experimenta las mismas sensaciones en cada bocado, toda pausa abre las puertas a una nueva huella que quedará impresa en los paladares.

http://www.viagourmet.com/experiencias/notas/degustamos-la-carta-de-otono-del-restaurante-del-ros-tower-rosario.html